SALVADOR DALÍ

FIGUERES (1904-1989) PÚBOL

Dalí sublimó su vida en su arte de la pintura. Confió en la gran artesanía, adquirida en todas las clases de arte experimental, y levantó el surrealismo, de una manera obstinada inimitable, a niveles excepcionales. Fotografió fielmente lo que había en su mente. Su subconsciente y sus sueños se hallan plasmados en sus obras con imágenes llenas de un simbolismo inescrutable. Desarrolló su método famoso “paranoico-crítico”. A nosotros, las almas mortales unidimensionales, nos dejó sus expresiones artísticas como testigos fascinadores a una vida literalmente increíble, intensa y activa.



SD01: (h= 8 cm.) 


Autorretrato Blando con Bacon Frito. (1941)

 


La Tentación de San Antonio. (1946)

SD04 (h=24 cm.) 

SD05 (h= 19,5cm.)

 

SD06 (h= 13,5cm.)


Retrato de Picasso (1947)

 
 


Niño Geopolítico Observa el Nacimento del Hombre Nuevo. (1943)

 
SD03: (h= 5 cm.)

 
SD10: (h= 12 cm.) 

            
 

SD07 (h= 9 cm.) 


Tristán e Isolda (1944)

 


Escenario para Bacanal (1939)

SD08 (h= 9 cm.) 

 

SD02 (h= 19 cm.)


Jirafa Ardiendo. (1936-1937)

 

 

Sueño Causado por el Vuelo

de una Abeja (1944)

SD09 (h= 15 cm.)

 

 

SD11 (h= 19 cm.) 


Poesía de América (1943)