GIUSSEPPE ARCIMBOLDO

Milán (1527-1593)

Inicialmente como su padre, pintor renacentista, Giusseppe Arcimboldo trabajó como pintor en la catedral de Milán. Esto cambió en 1562, cuando el Emperador de los Habsburgo, Fernando I, le convocó a la corte real en Praga. Los sucesores de Fernando, Maximiliano II y Rodolfo II, apreciaron el maravilloso talento de Arcimboldo y por eso, para casi todo el resto de su vida, permaneció en al servicio de esta corte, no sólo como pintor, sino también como arquitecto, diseñador de ajustes y de trajes extraños, y organizador de festividades importantes. Su trabajo fue muy apreciado por su sentido de la artesanía así como por su valor artístico y su excentricidad. Arcimboldo debe su fama a su descubrimiento artístico de la cabeza compuesta. Pintó su primera versión de las cuatro estaciones - retratos integrados por flores, fruta, ramitas y hojas - pronto después de su llegada en Praga.


 

AR01 (h= 11 cm.) 


Vertumnus


El Agua


AR02 (h= 12 cm.) 

 

AR03 (h= 12 cm.) 

AR05 (h= 17 cm.) 



El Bibliotecario



VOLVER